18 de junio de 2018

EL DESVIO




Si tu pie se desvía de nuevo,
 será cortado.
  
Si tu mano te lleva  a otro camino
se caerá podrida.

 Si me apartas de tu vida
 morirás aunque vivas. 

Seguirás muerta sombra andando 
sin mí por la tierra.     


Pablo Neruda

15 de junio de 2018

GOLONDRINAS



Las dulces mensajeras de la tristeza son... 
son avecillas negras, negras como la noche.
 ¡Negras como el dolor!

¡Las dulces golondrinas que en invierno se van 
y que dejan el nido abandonado 
y solo  para cruzar el mar!

Cada vez que las veo siento un frío sutil... 
 ¡Oh! ¡Negras avecillas,
inquietas avecillas  amantes de abril!

¡Oh! ¡Pobres golondrinas que se van a buscar  
como los emigrantes, a las tierras extrañas,  
la migaja de pan!

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!  
¡Venid primaverales, con las alas de luto  
llegaos hasta mí!

Sostenedme en las alas...
 Sostenedme y cruzad  de un volido tan sólo,
 eterno y más eterno 
 la inmensidad del mar...

¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?... 
 ¿Sabéis dónde se encuentra la eterna primavera,  
la fuente del amor?...

¡Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No temáis!  
Yo soy una bohemia, una pobre bohemia 
 ¡Llevadme donde vais!

¿No sabéis, golondrinas errantes, no sabéis,  
que tengo el alma enferma porque no puedo irme  
volando yo también?

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!  
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto 
 llegaos hasta mí!

¡Venid! ¡Llevadme pronto a correr el albur!... 
 ¡Qué lástima, pequeñas, que no tengáis las alas 
 tejidas en azul!

Alfonsina Storni

26 de mayo de 2018

LA NOCHE EN LA ISLA



Toda la noche he dormido contigo  
junto al mar, en la isla.  

Salvaje y dulce 
eras entre el placer y el sueño,  
entre el fuego y el agua.   

Tal vez muy tarde  
nuestros sueños se unieron  
en lo alto o en el fondo, 
 arriba como ramas 
que un mismo viento mueve,  
abajo como rojas raíces 
que se tocan.   

Tal vez tu sueño  
se separó del mío  
y por el mar oscuro  
me buscaba  
como antes  
cuando aún no existías,  
cuando sin divisarte  
navegué por tu lado,  
y tus ojos buscaban  
lo que ahora
 —pan, vino, 
amor y cólera— 
te doy a manos llenas  
porque tú eres la copa  
que esperaba 
los dones de mi vida.   

He dormido contigo  
toda la noche mientras  
la oscura tierra gira  
con vivos y con muertos,  
y al despertar de pronto  
en medio de la sombra  
mi brazo rodeaba tu cintura.  
Ni la noche, ni el sueño  
pudieron separarnos.   

He dormido contigo  
y al despertar tu boca  
salida de tu sueño  
me dio el sabor de tierra,  
de agua marina, de algas,  
del fondo de tu vida,  
y recibí tu beso  
mojado por la aurora  
como si me llegara  
del mar que nos rodea. 

Pablo Neruda


22 de mayo de 2018

YO EN EL FONDO DEL MAR



En el fondo del mar 
hay una casa de cristal.
A una avenida  
de madréporas  
da.

Un gran pez de oro,  
a las cinco,  
me viene a saludar.
Me trae  un rojo ramo  
de flores de coral.

Duermo en una cama  
un poco más azul  
que el mar.

Un pulpo  
me hace guiños  
a través del cristal.

En el bosque verde  
que me circunda  
—din don... 
din dan—
se balancean y cantan  
las sirenas  
de nácar verdemar.

Y sobre mi cabeza  
arden, en el crepúsculo,
  las erizadas 
puntas del  mar

Alfonsina Storni


15 de febrero de 2018

EL ALMA EN FUGA



Buscaron al romper de la alborada,
mis brazos y mis ojos su presencia,
y sólo hallé, por signo de la ausencia,
el hueco de su sien en la almohada.

Oh, qué correr la angustia desatada,
qué ulular por el llano mi demencia,
qué husmear en los ámbitos la esencia
de la alígera planta perfumada!

Amigos que alabasteis su hermosura,
no a solas me dejéis en la amargura
del trance doloroso e imprevisto...

¡Escrutad el perfil del horizonte!

¡Batid los campos y talad el monte!

¡Decidme, por piedad, si la habéis visto!...


Enrique González Martínez

8 de febrero de 2018

TIEMPO




1
El beso que no te di
se me ha vuelto estrella dentro...
¡Quién lo pudiera tornar
-y en tu boca...- otra vez beso!

2
Quién pudiera como el río,
ser fugitivo y eterno:
Partir, llegar, pasar siempre
y ser siempre el río fresco ...

3
Es tarde para la rosa.
Es pronto para el invierno.
Mi hora no está en el reloj...
¡Me quedé fuera del tiempo!

4
Tarde, pronto, ayer perdido...
mañana in logrado, incierto
hoy... ¡Medidas que no puede
fijar, sujetar un beso!...

5
Un kilómetro de luz,
un gramo de pensamiento...
(De noche el reloj que late
es el corazón del tiempo...)

6
Voy a medirme el amor
con una cinta de acero.
Una punta en la montaña:
La otra... ¡Clávala en el viento!...

Dulce María Loynaz

2 de febrero de 2018

VIEJO ESTRIBILLO



¿Quién es esa sirena de la voz tan doliente,
de las carnes tan blancas, de la trenza tan bruna?
-Es un rayo de luna que se baña en la fuente,
es un rayo de luna...
¿Quién gritando mi nombre la morada recorre?
¿Quién me llama en las noches con tan trémulo acento?
-Es un soplo de viento que solloza en la torre,
es un soplo de viento...
¿Di, quién eres, arcángel cuyas alas se abrasan
en el fuego divino de la tarde y que subes
por la gloria del éter?
-Son las nubes que pasan;
mira bien, son las nubes...
¿Quién regó sus collares en el agua, Dios mío?
Lluvia son de diamantes en azul terciopelo.
-Es la imagen del cielo que palpita en el río,
es la imagen del cielo...
¡Oh, Señor! ¡La belleza sólo es, pues, espejismo!
Nada más Tú eres cierto: sé Tú mi último Dueño.
¿Dónde hallarte, en el éter, en la tierra, en mí mismo?
-Un poquito de ensueño te guiará en cada abismo,
un poquito de ensueño...

Amado Nervo